Recetas de langostinos al horno

Deliciosas recetas de langostinos al horno

Receta de langostinos Scampi

Si quieres dar un toque internacional a tu mesa y sorprender a la familia o a tus invitados con un buen plato, te recomendamos que sigas leyendo esta entrada porque te vamos a enseñar a preparar una de las recetas más famosas de langostinos que puedes encontrar en Estados Unidos, los langostinos Scampi.

Este plato, cuyas raíces son italianas, es muy asequible, rápido y fácil de hacer.

Receta de langostinos Scampi

Para 4 personas necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 800gr. de langostinos crudos.
  • 2 cucharadas de mantequilla sin sal.
  • 2 cucharaditas de ajo picado.
  • 60ml. de vermut blanco seco (también vale un buen vino blanco)
  • 1 cucharada de zumo de limón bien exprimido.
  • 2 cucharaditas de perejil picado finamente.
  • 1/4 cucharadita de ralladura de limón.

Modo de elaboración

Comenzaremos pelando bien los langostinos, quitándoles cabeza, cáscara y cola. Los lavaremos, limpiaremos y colocaremos separados sobre varias hojas de papel absorbente para eliminar el exceso de agua.

Esto es muy importante porque si no quitamos el agua, cuando los preparemos nos quedarán duros.

Calentaremos una sartén grande a fuego medio y mientras tanto salpimentaremos los langostinos. Cuando la sartén haya alcanzado temperatura echaremos la mantequilla y cuando la espuma desaparezca pondremos los langostinos.

Sin moverlos, dejaremos que se hagan durante 1 minuto por un lado, echaremos el ajo y dejaremos que se dore durante unos segundos y daremos la vuelta a los langostinos durante un par de minutos más y después los reservaremos en una bandeja o plato.

Con los mismos jugos que han quedado en la sartén aprovecharemos para hacer la salsa a estos langostinos. Con una cuchara de madera despegaremos los posibles restos que hayan quedado en la sartén y echaremos el zumo de limón y el vermut o vino.

Removeremos poco a poco la salsa durante unos dos minutos, haciendo que todos los sabores se mezclen bien entre ellos. Después agregaremos la ralladura de limón y el perejil.

Es importante este paso porque si echamos el perejil al principio, podría quemarse y le daría a la salsa un punto de amargor que arruinaría este plato.

Cuando la salsa esté preparada, solo hay que tapar los langostinos y ya estarán listos para comer. Podemos hacerlo directamente en una única bandeja o preparar platos individuales, a los que podemos decorar con una filigrana de limón, una ramita de perejil o un poco de cebollino picado para aportar un poco de color.

Un consejo, para no desaprovechar la cabeza de los langostinos, podemos congelarlas y reservarlas para hacer un fumé más adelante.

Las cáscaras podemos secarlas en el horno y triturarlas en un robot de cocina hasta dejarlas con una textura como la del pan rallado.

Podéis utilizarlo para hacer unas croquetas de pescado o marisco en lugar de hacerlo con pan rallado, dado que aportarán sabor y un toque muy crujiente.